miércoles, 3 de agosto de 2016

Como un tatuaje (IX)


Enterré mis sueños
en la playa del reposo.
Vine a buscarlos,
sólo hallé losas pesadas,
fúnebres como rotos espejos.

Condenado mundo,
sin reposo pa inadaptados,
absurdo y prometedor,
irrisorio y de humo,
opulente, egoísta, caprichoso.
Penitenciaría, 
laberinto de imposible salida.

El ocaso,
donde pierdo las ganas,
minero de palabras,
enfrentando la decadencia
que invade y hace páramo.

Para mi tristeza,
siendo sin quererlo,
un fuego que se extingue.
Y mis manos llenas.
Y la boca seca.
Y corazón roto.
Fugaces sombras somos,
en el espacio tiempo.
Besos de nicotina,
miel de palma,
labios de cereza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario